lunes, 18 de marzo de 2013

Cerrado - o no - por vacaciones

Y es que hoy en España es lunes de puente y festivo en varias comunidades. ¿Qué hago yo entonces publicando en mi blog? Si yo debería estar, como todo hijo de vecino, tumbada a la bartola en una playa en Canarias o de barbacoa con la familia en una casa rural en Cantabria.
 


 

Y haría muy bien porque, según varios estudios, las vacaciones, más que un placer, son una necesidad. Todos necesitamos un kit-kat para desconectar de nuestras obligaciones laborales, cambiar de aires y recargar las pilas. Salir de vacaciones ayuda a combatir el estrés, olvidarse de las preocupaciones, eliminar la ansiedad y encontrar el equilibrio emocional (La necesidad de las vacaciones).
 
Por otro lado, como ya dijo Isabel García Cutillas en su blog, “Pensad que si no os tomáis un descanso de vez en cuando, al final os quemaréis y la calidad de vuestro trabajo se resentirá.” (El Traductor en la Sombra).
 
Reconozco que, pese a todo, a mí me sigue costando animarme a cerrar el chiringuito y mucho más en estos tiempos que corren. Parece que decidir no trabajar por voluntad propia (aunque sólo sea unos días) es una irresponsabilidad o, cuanto menos, una osadía. ¿Hasta dónde es lícito cogerse un puente? ¿De cuántas semanas de vacaciones debo disfrutar en total en un año?
 
Según la encuesta titulada "Vacation Deprivation" (privación vacacional), realizada por el portal de viajes Expedia a nivel internacional con 7.000 encuestados de 20 países, los españoles, con 30 días, somos los que más días libres tenemos al año, frente a los 14 de Estados Unidos o a los 11 de Japón (y estos últimos, además, sólo se cogen 6).
 
Para la mayoría de nuestros vecinos los franceses, con un 67%, las vacaciones son "un placer indispensable para su bienestar personal" y viven los periodos vacacionales con especial entusiasmo (Ma voisine millionaire), mientras que los italianos las relegan a un tercer puesto, por detrás de los alimentos gourmet y la moda.
 
Imagen de www.translatorfun.com
Al otro lado del charco, los estadounidenses (que sólo disponen de 14 días al año y aun así no usan 2 de ellos) consideran que las vacaciones son más un lujo que un derecho: la mayoría se siente culpable tras concedérselas.
 
Echo la vista atrás y hago recuento de los días libres que me he cogido desde que trabajo por cuenta propia y llego a dos conclusiones: que no sé cómo todavía estoy cuerda y que os dejo a ver si aún me da tiempo a disfrutar un poco de este puente de San José.
 
¿Y tú? ¿Estás trabajando o te busco entre los ninots en Valencia?
¿Quieres seguirnos por correo?